Close

Sanky, el fruto andino rico en vitamina C y potasio que muy pocos conocen

Regula la ansiedad de comer en exceso y también es usado para evitar la caída del cabello

Por: María Fernández Arribasplata

A 2,500 metros sobre el nivel del mar en la sierra de Chincha, provincia del departamento de Ica, crece de forma natural el sanky, un fruto muy parecido a la tuna de forma redonda y con espinas, jugoso por dentro y con un sabor ligeramente ácido.

Cuentan que el sanky era utilizado por los chasquis del imperio incaico como bebida energizante, también es conocido como Corryocactus brevistylus y se desprende de un cactus de nombre Sahkayo, que crece principalmente en el sur del Perú (en los departamentos de Ica, Huancavelica, Arequipa y Ayacucho) en zonas rocosas y de poca humedad. Su tiempo de cosecha es entre junio y setiembre de cada año.

Precisamente, en la comunidad de Sisicaya, en la sierra de Chincha – a 8 horas de Lima aproximadamente- este bendito fruto abunda, tanto así que los visitantes lo pueden encontrar hasta en el suelo, mientras apuran el paso por sus caminos polvorientos.




Por décadas estas tierras estuvieron olvidadas, así como este maravilloso fruto andino. Sin embargo, la pandemia del covid-19 hizo que sus hijos- la gran mayoría radica en la ciudad- retornaran de a pocos y con mucho esfuerzo comenzaron a darle vida nuevamente. Mientras sembraban la cebada y otros granos, el sanky les proporcionaba la energía que necesitaban para el duro trabajo del campo.

En los barrios aledaños a Sisicaya también crece sanky, el problema es que todavía no llega la carretera hasta esas zonas, dificultando el transporte de este producto y otros cultivos a la ciudad.

Rico en calcio, potasio y vitamina C

Como fruta fresca, bebidas y mazamorras son algunas de las formas en las que se puede consumir el poderoso sanky, que se ha convertido en un gran aliado de la alimentación, por su alto contenido nutricional.

El sanky se caracteriza por su alta dosis de vitamina C, ideal para reforzar el sistema inmunológico del organismo, evitando de esta forma el desarrollo de enfermedades gripales y respiratorias. En estudios realizados por la Universidad Nacional Agraria La Molina han encontrado que también posee grandes cantidades de calcio y potasio.

Este mineral contribuye en la formación y buen funcionamiento de los músculos; asimismo elimina los niveles elevados de sodio sobre la presión arterial, manteniendo, de esta forma, el buen funcionamiento del ritmo cardiaco.

Este fruto también posee mucha fibra. Gracias a ello, regula la digestión y evita el estreñimiento, hemorragia, cáncer de colon, colitis ulcerosa o síndrome de colon irritable.

Sanky el ‘quita hambre’

En Huancavelica al Sanky se le conoce como “quita hambre” porque regula la ansiedad de comer en exceso, es por ello que se recomienda incluirlo en la dieta de personas que desean bajar de peso. Entre otras de sus bondades ayuda a combatir la diabetes y regula el colesterol elevado.

Los investigadores de la Agraria también reconocen al fruto del sanky como un poderoso antioxidante natural y desde el punto de vista cosmético la cáscara de este fruto es usado para evitar la caída del cabello y su cuidado, dejándolo libre de grasa y caspa.

Años atrás incluso realizaron convenios con la municipalidad del distrito de Saisa en Ayacucho, para que en conjunto logren el desarrollo agroindustrial del Sanky.

A pesar del sin número de beneficios que tiene este fruto oriundo de los andes del sur de nuestro país, no logra ser reconocido y su consumo todavía es mínimo. En los mercados se vende el sanky como fruta y su precio oscila entre 6 y 7 soles el kilo.

En Lima, el naturista Dieter Linares, director de Perú Natural, es uno de sus principales impulsores y presenta el sanky en diversas formas: en jugos, mermeladas, mazamorras, dulces hasta en shampoo para el cabello.

Desde hace varios años empezó a conectarse con los pobladores de las zonas donde crece el sanky brindándoles una oportunidad de negocio, dandole valor a este fruto en lugar de que se pierda por toneladas en las alturas.

“En este momento uno de los principales objetivos es promover el consumo interno; sin embargo, también el sanky puede ser industrializado y orientado a los mercados de exportación en presentaciones como: bebidas energizantes, néctares o la industria cosmética,” comenta Dieter Linares.

Iniciativas como la de Dieter Linares y los pobladores de Sisicaya en Chincha son muestra de que sí es posible darle un merecido lugar al sanky, y no echarlo al olvido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top
Diario Nacional Realidad.PE | Noticias relevantes del Perú | Francisco Sagasti, Elecciones 2021, COVID-19. Hola! Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications