Close

Las enfermedades, virus y vacterias en la historia

Durante los siglos XX y XXI brotaron males que a la fecha no tienen cura. En 1918 hizo su aparición la gripe española, entre 1981 y 1982 se descubrió el VIH, el SARS en el 2003, la gripe H1N1 el 2009, el coronavirus en el 2020.

Los virus y las bacterias son tan viejos como el mundo mismo, por lo que no debe sorprendernos que seguramente, desde la prehistoria, han causado enfermedades mortales para los animales y los seres humanos.

Hoy que vivimos en zozobra sanitaria por el coronavirus queremos hacer un breve repaso acerca de las enfermedades que han afectado al hombre desde siempre.

Al respecto, el libro Historia de las enfermedades infecciosas, de José Antonio Maradona, nos ha servido de guía, además de nuestro interés por los microorganismos llamados virus, que nadan en el lago del misterio porque son organismos que no tienen vida, pero matan.


Edad Antigua

Por el año 2650 antes de nuestra era, el emperador chino Hwang Ti escribió el libro de medicina Nei Ching, en el que detalla enfermedades como la tuberculosis y el paludismo.

En la India el Sacteya, texto escrito en sánscrito 1000 años antes de Cristo, menciona una técnica para la variolización (inoculación de la viruela). En la Grecia antigua, Hipócrates, en sus textos Epidemias, describe un conjunto de males que acometían a los griegos.

Son las primeras historias clínicas de medicina, que en su mayor parte describen enfermedades infecciosas. Entre 165 y 180 d. C. surge la peste Antonina, que según algunos investigadores no era más que la viruela, que mató aproximadamente a miles de personas en el imperio romano y fue, al parecer, la primera gran pandemia en el mundo occidental porque se dispersó por Asia Menor, la Galia, Grecia, Egipto y otros lugares conquistados por los romanos. 


Edad Media

El historiador Procopio de Cesarea narra con detalles que, en la Edad Media, la humanidad sufrió otra pandemia mortal: “542 a. D. En este tiempo hubo una pestilencia por la cual la raza humana estuvo a punto de ser aniquilada…”.

Procopio se refería a la plaga de Justiniano relacionada con la peste bubónica, que causó la muerte de miles de personas y lleva el nombre del emperador romano porque en esos años era el que reinaba en Roma. 

La muerte negra

En la película El séptimo sello, del sueco Ingmar Bergman, se aprecia que los europeos del siglo XIV tratan de escapar de la muerte, pero no lo consiguen. La muerte estaba presente por medio de las ratas negras, fieles compañeras de los europeos entre 1346 y 1353, tiempo en que la peste negra asoló Europa dejando millones de muertos.

La peste negra o peste bubónica es una enfermedad producida por la bacteria Yersinia pestis, que se encuentra en las pulgas de las ratas, que al picar a los hombres medievales infectaron sus cuerpos de manera virulenta y con la aparición de bubones la muerte era inevitable. Entonces no se supo qué o quién era el agente patógeno del mal; además, la medicina no tenía los avances científicos de hoy.


Todo esto, acompañado de la falta de higiene, produjo una de las grandes pandemias en el mundo. Los hombres de la Edad Media cargaban sus cadáveres a montones.

Debe haber sido un panorama desolador, tal es así que el historiador noruego Jørgen Benedictow cita al poeta italiano Petrarca, quien sobre la peste negra decía: “Oh feliz posteridad, que no experimentará tan abismal tristeza y verá nuestro testimonio como una fábula”.


Petrarca se equivocó, la posteridad a la que se refería no es más que los días de hoy, donde el coronavirus no es una fábula, sino otro real virus negro que nos hace temblar como en la Edad Media. 

Del Renacimiento al siglo XXI 

Durante el Renacimiento, algunas enfermedades se presentaron con mayor frecuencia, como la sífilis, el tifus y la angina diftérica, que causaron centenas de muertes. Asimismo, los españoles cuando llegaron a América trajeron con ellos la viruela, que diezmó a los indios y facilitó la conquista.

Durante los siglos XX y XXI brotaron males que a la fecha no tienen cura. En 1918 hizo su aparición la gripe española, entre 1981 y 1982 se descubrió el VIH, el SARS en el 2003, la gripe H1N1 el 2009, el coronavirus en el 2020 y los rebrotes intermitentes del cólera a lo largo de muchos años.

Estas y otras enfermedades estuvieron y estarán presentes en la vida humana. No nos queda más remedio que la prevención y el desarrollo de estudios que nos permitan combatirlas. Para ello es necesario la promoción de las investigaciones.

Pablo La Madrid Vivar Docente de la Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión – Perú

Andina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top