Close

Aprender un instrumento musical: tiene grandes beneficios en los niños

Esto debido a que para aprender un instrumento también se necesita leer partituras, conocer las notas y los tiempos.


Tres expertos en música nos cuentan cuales son los beneficios de aprender a tocar un instrumento musical.

Aprender a tocar un instrumento musical otorga muchos beneficios al desarrollo de los niños a nivel emocional y conductual. También tiene beneficios en el aprendizaje de otras materias y en el desarrollo de diversas habilidades personales y sociales. En esta nota de Canal IPe conversamos con tres profesionales Vania Gargurevich del Castillo, Julio Martín Fiestas y Lourdes Suárez Gandolfo, que nos explicaron a detalle todo otorgar a niños y niñas.

Conversamos con la psicóloga clínica Vania Gargurevich del Castillo acerca de la relación del aprendizaje del instrumento musical con el aprendizaje de otras materias y las emociones de los niños y esto fue lo que nos dijo:

Canal IPe (C): ¿Aprender un instrumento musical contribuye al aprendizaje de otras materias?

Vania Gargurevich del Castillo (VG): Sí, definitivamente. Existen diferentes inteligencias relacionadas con la música como la lingüística y la matemática. Los niños que desarrollan aspectos musicales a temprana edad, generalmente, tienen mucha fluidez en la expresión verbal.

Esto debido a que para aprender un instrumento también se necesita leer partituras, conocer las notas y los tiempos. También puede ayudar a desarrollar el aspecto lógico matemático, ya que se enseña con números y en algunos casos hasta con dibujos, para identificar las posiciones en el pentagrama. 

Asimismo, aprender un instrumento genera una especie de integración ya que los instrumentos pueden ir acompañados de otros. Esto ayuda a que un niño pueda verse inmerso en un conjunto de actividades con otras personas y que aprenda a integrarse, a pertenecer a un grupo.

instrumento musical

(C): ¿El aprendizaje de un instrumento musical tiene alguna relación con las emociones de los niños?

(VG): Sí, definitivamente ayuda a la educación emocional de los niños. Ayuda a que asuman el control de sus movimientos y sus acciones, ya que tienen que seguir una pauta para que pueda resultar un sonido armónico. 

También ayuda al trabajo en equipo. Los niños aprenden a confiar en sus compañeros, ya que hay una pauta que deben seguir cuando tocan en conjunto. Aprenden a entender los tiempos del otro, a ser tolerantes, más empáticos, que no todos deben ir a la misma velocidad y que cada instrumento es único. Al ser únicos se tocan de manera diferente y tienen un aprendizaje distinto.

Además, contribuye con la creatividad respecto a los sonidos que se van experimentando. Los niños pueden crear su propia melodía y generar su propia pauta. Así que le da una posibilidad de equivocarnos. Aparece la tolerancia a la frustración, ya que no hay una cuestión rígida de que se tiene que hacer de esta manera y no hay otra forma. Los niños empiezan a confiar en su autonomía, a crear por sí mismos expresan también sus emociones a través de las melodías que producen.

Considero que la habilidad musical contribuye al aprendizaje de muchísimas materias, no solo en cuestiones académicas sino también a nivel personal e incluso al desarrollo emocional también. 

En esa misma línea conversamos con el profesor de música y director de orquesta Julio Martín Fiestas, egresado de la Universidad Nacional de Música. Él desde su experiencia como educador y mentor de muchas promociones nos contó lo siguiente:

instrumento musical

Canal IPe (C): ¿El aprendizaje del instrumento debe ser voluntario?

Julio Martín Fiestas (JF): El aprendizaje del instrumento no puede darse por el simple hecho de que le guste a mamá o papá. Me preocupa que el estudiante de música o de cualquier otra área disciplina también sea empujado hacia la competitividad y se le cierre esa posibilidad de disfrutarla, limitando su capacidad de imaginación, creación y su capacidad de interactuar. Creo que, a partir de esta convivencia, los papás van a comprender que es importante dejarlos expresar. 

Los niños pueden hacer grandes cambios en su vida a través de la práctica de un instrumento, ya que es un medio para seguir creciendo y por el cual ellos pueden llegar sentirse aceptados, aceptados en sus ideas, por ejemplo.  Y ellos mismos pueden notar. Hay algunos maestros que suelen decirnos que no necesariamente está bien lo que estamos haciendo, pero nosotros, que lo estamos experimentando sabemos que funciona.

Cabe resaltar que el instrumento no solo es un objeto físico, como un violín, una quena, una zampoña, también es la voz.

Asimismo, la profesora de la Escuela de Música Mercedaria de la ciudad de Huacho, Lourdes Suárez Gandolfo, quien también dicta el curso de tutoría, nos ha respondido desde su experiencia directa con los niños y adolescentes:

Canal IPe (C): El aprendizaje de un instrumento musical implica disciplina. Al hacerlo, ¿los niños también son capaces de llevarla a otros cursos?

Lourdes Suárez Gandolfo (LS): Los niños que comienzan a aprender un instrumento musical, en el caso de los talleres, que se dan fuera del horario de clases, deben agregar algo más a su tiempo, a su horario. Al tiempo dedicado a las obligaciones del colegio, tareas, otras clases y actividades que tengan se debe añadir el tiempo dedicado a practicar el instrumento musical, que es básico y necesario. Desde esta práctica los niños aprenden a ser disciplinados en cuando a su tiempo.

Asimismo, ya que los profesores de música a veces somos estrictos en cuanto a la preparación para cada clase de música, y fomentamos a generar un espacio limpio y ordenado. En mi experiencia, uno de mis profesores de música solo me daba clases cuando mi instrumento estaba limpio, cuando tenía listo mi lápiz y mi borrador, mis partituras y cuando había calentado. Sin esos cuatro puntos me decía “gracias, no estas listas para la clase” y se iba. Eso de alguna forma yo trato de impartirlo a los chicos y así ellos aprenden a ser disciplinados en cuando a su organización.

Con respecto a ser aplicado a otros cursos, para hacer música, necesitamos saber de matemáticas, saber contar y saber las fracciones, por ejemplo.

También aprender un instrumento nos enseña a respetar a las otras personas. Si estamos en una orquestación grande, necesitas estar en silencio, tocar cuando te corresponda, escuchar al otro, estar atento a las entradas. Esto comienza aquí en la música, pero se expande a cambios conductuales en general en la vida de los niños y jóvenes. Y lo he comprobado cuando los padres se me han acercado sorprendidos y me han dicho “miss ¿qué ha hecho?” 

(C): ¿Recomendaría a los padres que los niños aprendan a tocar un instrumento musical? ¿Por qué?

(LS): Creo que en lugar de comprarles un nuevo smartphone o de permitirles estar muchas horas tras un ordenador, no hay mejor regalo que un instrumento musical. A los más pequeñitos, algún instrumento que les permita disfrutar y desarrollar sus funciones psicomotrices. La música y la práctica de la misma, así no sea orientada por un profesional, ayuda a potenciar y a utilizar de manera indistinta las inteligencias múltiples.

Aprender a tocar un instrumento musical, como lo dicen estos profesionales, tiene beneficios a todo nivel y se puede desarrollar desde una edad muy temprana. Eso sí, es necesario recordar que no deben ser obligados, ¡deben disfrutarlo! 

instrumento musical

Jeanette Pérez Trujillo

Fuente: Canal Ipe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top
Hola! Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications