Close

¿Cuál es momento adecuado para ingresar a inicial y primaria? Expertos te lo dicen

Por largo tiempo se ha priorizado el desarrollo intelectual en la escuela, sin embargo, diversos estudios indican que no es el único aspecto por evaluar al entrar al sistema escolar.



Para desarrollar todo su potencial intelectual y emocional debe respetarse su edad cronológica.

¿Es verdad que los niños pierden tiempo cuando no les permiten matricularse en primer grado antes de cumplir los seis años? ¿Cuáles son los riesgos de adelantarlos en el nido o el colegio? Son diversas las apreciaciones sobre el tema, pero una sola respuesta: si se busca el bienestar del menor, al momento de la matrícula debe respetarse siempre su edad cronológica. Aquí las razones.

Por largo tiempo se ha priorizado el desarrollo intelectual en la escuela, sin embargo, diversos estudios indican que no es el único aspecto por evaluar al entrar al sistema escolar, sostuvo Ursula Luna Victoria, directora de Educación Inicial del Ministerio de Educación (Minedu).  

De acuerdo con las normas vigentes del sector, el 31 de marzo es el corte cronológico para la matrícula sea para el nivel inicial como el de primaria. Esto quiere decir, que, si mi hijo o hija cumple cuatro años antes del 31 de marzo, debo matricularlo (a) en el aula de cuatro años. En cambio, si cumpliera cuatro años después del 31 de marzo, le corresponde ser matriculado (a) en el aula de tres años. 

Solo la matrícula de los niños y las niñas que cumplan años en la fecha establecida podrá ser reconocida por el Sistema de Información de Apoyo a la Gestión de la Institución Educativa (SIAGIE). 

La experta señaló que antes de cumplir los tres años, el mejor lugar donde pueden estar los niños es su casa. 

“Con sus madres, padres y familia que lo ayudan a crecer en seguridad y afecto. Es a partir de los tres años que necesitan espacios de socialización y por eso los padres buscan espacios educativos que siempre deben ser formales”. 

Diferencias notorias

Advirtió que, si bien hay niños muy despiertos y que parecen superar a sus compañeros de edad, los padres no deben fijarse solo en su desarrollo cognitivo (saber leer o escribir), sino garantizar su desarrollo integral, pleno y armonioso.

“Es importante entender que lo emocional, lo afectivo, lo social es fundamental. Cuando los niños no están maduros, listos, la posibilidad de que puedan aprender bien disminuye”. 

La experta sostuvo que para las profesoras las diferencias de meses de edad entre los niños son muy notorias. 

“Los chicos van evolucionando y aprendiendo cosas de manera muy rápida y eso puede observarse. Por ejemplo, los más chicos privilegian todavía el juego más solitario, mientras que los más grandes buscan a otros compañeritos para socializar, con quién jugar”.



Entonces, cuando se fuerza a un niño a ingresar a una edad no adecuada, se les expone a situaciones para las que no está lo suficientemente maduro. 
La defensa del respeto de la edad cronológica está avalada por diversos estudios nacionales e internacionales.

“En los sistemas educativos más exitosos, por ejemplo, Finlandia, los niños ingresan a los siete años a la primaria. Así que no es una pérdida de tiempo. Los chicos que entran a la edad que les corresponde ganan mucho en madurez, seguridad, habilidades blandas que ahora se valoran mucho en la vida laboral”, resaltó.   

Dificultades de socialización 

En esa misma línea, Martina Urquiaga, especialista de Educación Primaria del Minedu, comentó que, aunque no parecen existir mayores diferencias entre niños que empezaron a la edad correcta y los que fueron “adelantados”; con el paso del tiempo surgen diferencias importantes. 
“Puede que los niños tengan habilidades intelectuales muy buenas, pero hay retrasos en el desarrollo psicoemocional, motor, que se hacen evidentes a medida que van creciendo. Especialmente, se nota mucho en quinto o sexto grado de primaria o al inicio de la secundaria”. 

Estos niños inmaduros tienen dificultades de socialización 

“Les cuesta más relacionarse con los grupos, se quedan rezagados con las actividades, no se relacionan muchos con los demás. Piensan que sus compañeros son agrandados cuando en realidad están viviendo algo que corresponde a su edad. Sienten que no encajan”. 

Señaló que el peor efecto de adelantarlos es que pueden sufrir bullying o ser dejados de lado por sus compañeros. 

“Como padres queremos que nuestros hijos sean felices y se desarrollen integralmente. A veces escuchamos que un chico de 15 años ingresó a una universidad, un logro académico, pero la vida tiene muchos aspectos: el emocional, el saber relacionarse con otras personas. Pueden lograr un destaque intelectual, pero pueden no ser felices”.

La experta comentó que el ingreso a la escuela es un hito que deja huellas en la vida de cada estudiante.  

“Si nos hemos sentidos felices en la escuela, aceptados, que somos parte del grupo, seremos personas que nos relacionamos mejor con los otros. Pero si hemos sido dejados de lado nos va a costar como adultos relacionarnos con los demás. Muchos estudios nos dicen que el desarrollo emocional es clave para el aprendizaje y no debe dejarse de lado”, detalló Urquiaga.  

Luna Victoria agregó que el Minedu busca velar y garantizar el derecho de los niños a la educación, pero oportuna y de calidad.

“Muchos chicos salen del sistema educativo muy jóvenes, sin un rumbo claro, sin saber cómo son, qué les interesa. Hay que asegurar que puedan tener iniciativa, trabajen en equipo, consoliden sus proyectos de vida y por eso debemos dejarlos que maduren, se sientan bien y queridos”, indicó. 

Fuente: Andina

¿Te gusto la información?

0 / 5 0

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top