Close

Educación a distancia en tiempos de pandemia

Estamos frente a una nueva época, es importante dar el salto al futuro, recuperar el tiempo perdido en estos años de rezago respecto a la educación inclusiva que exigimos, de tal forma que responda a la diversidad del país, donde solo tres de cada 10 peruanos y peruanas acceden a la educación superior.

La educación a distancia existe formalmente hace más de 100 años.

Es una herramienta que los países desarrollados utilizan para garantizar el derecho a la educación, echando mano de la tecnología vigente en la época, habiendo pasado por la radio, la televisión, CD, entre otros.

Hoy, con la pandemia, prácticamente todos los países han transferido a sus estudiantes presenciales a la modalidad virtual, con la convicción de que la vida debe seguir, adaptada a nuevas condiciones, pero debe continuar, a fin de mantener los planes familiares y de desarrollo personal y profesional, y evitar una parálisis social.

En el Perú, a iniciativa del Ministerio de Educación, todos podemos utilizar esta disciplina, tan vigente en el mundo, recuperándola y poniéndola en valor. Así, prácticamente todas las universidades del país iniciarán las actividades académicas con clases virtuales si no se levanta el estado de aislamiento establecido por el Gobierno para protegernos del coronavirus.

Al igual que una película de ciencia ficción en la que regresas al futuro, muchas universidades están dando el salto de 5, 10 o 20 años adelante para ponerse en condiciones de dar la talla frente a este nuevo reto y transformarse de universidades presenciales en virtuales.

Conocimiento y herramientas tecnológicas son lo que más abunda en este momento en el mundo para el aprendizaje virtual, pero la curva de experiencia de los equipos de trabajo es vital, de manera que los problemas y los logros serán absolutamente diversos. Por eso es fundamental no dar marcha atrás; debemos empezar de una vez para llegar al futuro.

El proceso de licenciamiento de universidades prácticamente ha concluido, por lo que el piso está nivelado. Todas cumplieron las condiciones de calidad, por lo que dependiendo de su misión y modelo educativo, tienen la tranquilidad y, ojalá, la libertad de crear y desarrollar nuevas alternativas educativas.

Necesitamos también la confianza del Minedu y la Sunedu para ayudarlas a despegar, de manera que impulsen el desarrollo de capacidades, antes que acciones punitivas contrarias a la innovación y experimentación que necesitamos en este tiempo.

Estamos frente a una nueva época, es importante dar el salto al futuro, recuperar el tiempo perdido en estos años de rezago respecto a la educación inclusiva que exigimos, de tal forma que responda a la diversidad del país, donde solo tres de cada 10 peruanos y peruanas acceden a la educación superior.

No podemos dejar que la pandemia profundice las diferencias solo porque no podemos ir a clases presenciales, cuando en el mundo la educación superior pasa por un proceso inverso de mayor valoración de la virtualidad, dadas las ventajas que ofrece de acceso para todos y de formación a lo largo de la vida.

El Peruano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top