Close

¿Qué es el Síndrome de Asperger y cómo entenderlo? Hoy es su Día Internacional

7 de cada mil niños en el mundo presenta este síndrome

El Síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo, que afecta la forma de relacionarse, comunicarse y expresar emociones. Estas limitaciones pueden generar estrés y desarrollar condiciones para la aparición de casos de ansiedad y depresión si no se interviene a tiempo.

Así lo señaló Horacio Vargas Murga, psiquiatra de niños y adolescentes del Instituto Nacional de Salud Mental, en el marco del Día Internacional del Síndrome de Asperger, subrayando la importancia del diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno.

Remarcó que 7 de cada mil niños en el mundo presenta esta afectación, según el reporte de la Organización Mundial de la Salud.

¿Qué características presentan?

El especialista manifestó que las personas con este síndrome presentan conductas repetitivas, intolerancia al cambio; así como dificultad para comprender a los demás y para identificar los sentimientos de otros y expresar los propios. No obstante, tienen la capacidad de expresarse, sentir y amar de manera diferente.

En ese sentido, recomendó evitar la crítica y ayudar a tener una imagen positiva de sí mismos.

Además, que desarrollen hábitos y se mantenga un buen ambiente familiar. “Necesitan comprensión, amor, dedicación y cambios para su inclusión social”, manifestó.

Explicó que a diferencia de los niños con trastorno autista que presentan retraso en el lenguaje y asociación alta con retraso mental, los niños con Síndrome de Asperger tienen el coeficiente intelectual normal o superior y no presentan retraso en el desarrollo de lenguaje.

¿El Asperger se puede curar?

El psiquiatra Horacio Vargas señaló que al tratarse de un síndrome no existe cura que anule sus características. Sin embargo, con intervención temprana, terapias y disminución de barreras sociales la persona puede integrarse de mejor manera a su entorno.

Indicó que como parte del tratamiento se utilizan intervenciones psicoeducativas y psicoterapéuticas, mejorando así las dificultades y potenciando sus habilidades y capacidades.

Destacó la importancia de estimular la comunicación y exteriorización de afectos entre padres e hijos; lo que ayudará a reducir el estrés, así como la aparición de otros trastornos mentales.

“Los padres necesitan aprender estrategias para reaccionar adecuadamente frente a las conductas y emociones de sus hijos”, subrayó.

scroll to top