Close

Empresa familiar: conoce algunos de los mitos más recurrentes sobre estos negocios

Hay mayor esfuerzo por el manejo profesional.

Las empresas familiares son de las instituciones más longevas y sólidas en nuestro país. Sin embargo, se han extendido muchos mitos en torno a ellas.
“Por un lado, se cree que no tienen mucho periodo de duración, o se afirma que estas se gestionan de manera poco profesional; todo alejado de la realidad”, afirma la presidenta de la Asociación de Empresas Familiares del Perú (AEF Perú), Mariana Garland. 

En Perú es común que el inicio de un emprendimiento sea a través de un negocio familiar. Asimismo, las cifras muestran que alrededor del 80 % de empresas nacionales tiene origen familiar y muchas presentan grandes resultados.  

Por ello, Garland responde a cuatro de los mitos más frecuentes sobre las empresas familiares. 

“No hace falta poner nada por escrito, ya que somos familia”: normalmente, poner todo por escrito es sinónimo de falta de confianza. Sin embargo, en los negocios, haya confianza o no, es esencial dejar todo documentado. Es lo más importante para mantener un ambiente organizado y con responsabilidades claras. No hacerlo no solo es un craso error, sino que puede traer varios problemas. 

“Si se tiene una empresa familiar, debes laborar en ella”: este es uno de los mitos más frecuentes sobre una empresa familiar. No es cierto. Es importante explorar otras oportunidades laborales para adquirir experiencia previa que, quizás, a lo largo del tiempo, pueda ser útil para el negocio familiar; sin embargo, no debe considerarse una responsabilidad. 


“Es fácil dividir los asuntos familiares y los de la empresa”: pese a lo que comúnmente puede creerse, separarlos es complicado debido a la confianza que puede haber entre la familia. Es importante poder dividir los temas familiares de los laborales con la finalidad de que no se mezcle uno y otro, así no abrumar las dinámicas empresariales con temas familiares. Esto puede resolverse fácilmente con algunas reglas escritas y contando con consejos de profesionales externos a la familia. 

“Las empresas familiares no están profesionalizadas”: las personas suelen creer que debido a los lazos familiares este tipo de organizaciones no elaboran un plan de empresa para crecer ni reconocen su misión, visión y valores. Sin embargo, nada está más lejos de la realidad, ya que son muchas las familias empresarias que se preocupan por todos los aspectos de su negocio y buscan alternativas para profesionalizar a fin de hacer más sostenibles sus empresas en el tiempo. 

Fuente: Agencia Andina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top
Hola! Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications