Close

La receta del éxito: Conoce al chef y empresario peruano que triunfó en Miami

Juan Chipoco pasó de ser un inmigrante ilegal a convertirse en dueño de una cadena de restaurantes

realidad.PE | noticias relevantes de Perú


Por Silvana Quiñónez

A sus 52 años, Juan Chipoco es una de las personas más influyentes de la comunidad latina en el sur de Florida, de los Estados Unidos, no solo por su distinguida cocina, sino también por su motivadora historia que inspira a muchas personas que emigraron en búsqueda del sueño americano.

A los 7 años Juan se quedó huérfano de padre y su madre tenía que trabajar casi todo el día, por lo que él empezó a asumir más responsabilidades en la familia y servir de ejemplo para el resto de sus tres hermanos.

Chipoco se tomó muy en serio la tarea de proveer a los suyos para que no faltase nada en su hogar. Cuando no estaba estudiando se dedicaba a trabajar, ya sea en las tardes o en el verano. Cuenta que tenía una gran habilidad para hacer negocios y siempre buscaba la forma de multiplicar sus ingresos.


“Siempre me gustó cocinar y tuve cierta vocación desde joven. Eso lo atribuyo a mi abuela que era muy buena cocinera”, recuerda.

Un tiempo después de terminar su secundaria, a los 19 años, decidió arriesgar todo por perseguir sus sueños. Viajó a los Estados Unidos solo con una visa de turista, sin trabajo ni dinero, pero con muchas ganas de comerse al mundo.

Juan sabe que en esta vida nada se regala. Hubo días en que solo tenía un par de dólares para comer aunque no tuviera dónde dormir. Nada lo desmotivada y siguió luchando, aprovechando cada una de sus experiencias para hacerse más fuerte.

Para un indocumentado conseguir trabajo es todo un reto, lo confirma Chipoco . Trabajó lavando platos, limpiando, cocinando y atendiendo clientes en todo tipo de restaurantes en Miami. Cada puesto le ayudó a visualizar lo que quería hacer en el futuro.

“Cualquiera de las funciones que realizaba las hacía bien, pero siempre con las ganas de querer hacer más y aprender de diferentes actividades, diferentes trabajos en diferentes posiciones”, comentó a la Agencia Andina.

Luego de trabajar durante varios años en distintos restaurantes y aprender cómo funcionaba el negocio de la cocina, en el 2006, Chipoco inauguró su primer restaurante de comida cubana llamado “La Cibeles”.

“ Lamentablemente, después de un tiempo me di cuenta que no estaba funcionando. Aunque la comida cubana era muy conocida en Miami, no tenía un concepto suficientemente potente como para salir adelante”, relata.

En ese momento, Juan decide regresar al pasado y utilizar todo el conocimiento que había adquirido, en su infancia, con la comida peruana. Viajó a Lima con el objetivo de perfeccionar sus técnicas culinarias y aprender los grandes secretos de la gastronomía peruana.

“Quería poder otorgarle mi propia sazón, mis propias ideas y mi propio concepto”. Es así que, en 2008, nació “CVI.CHE 105», un pequeño restaurante de comida peruana ubicado en el Downtown de Miami.

Después de mucho esfuerzo y dedicación, Chipoco había logrado materializar una de sus principales metas. Miles de personas, incluso celebridades, acudían ahí para probar sus ceviches y otras delicias preparadas con tanta pasión.

Durante los siguientes años, “CVI.CHE 105» se consolidó como el mejor restaurante peruano de todo Miami, con reconocimientos nacionales e internacionales. Más, la ambición de Juan no se detendría allí.

En la actualidad, tiene una cadena de restaurantes en distintos puntos de la ciudad de Florida, donde se incluyen los restaurantes “Yuca 105”, “Pollos & Jarras” e “INTI.MO”, cada uno con un concepto propio, pero con el inconfundible sabor peruano.

Chipoco no descansa y ya tiene planes para seguir expandiendo su marca, publicar un libro y crear una fundación para ayudar a sus compatriotas, ya que nunca olvidó sus raíces y a su gente.

“Creo que la fe y la esperanza sumado con el trabajo arduo es una fórmula que nunca falla”, concluye.

Compromiso social

Actualmente, Juan Chipoco se encuentra en Perú para visitas familiares, dar charlas motivacionales y emprender nuevos proyectos. Esta semana visitó la olla común “María Parado de Bellido”, ubicada en la agrupación familiar “Hijos de Juan Pablo II”, en el distrito de San Juan de Lurigancho.

Después de sufrir un incendio que los dejó sin local, las madres y vecinos de la olla común celebraron con una deliciosa pachamanca la visita del chef peruano y su apoyo a los pobladores de la zona.

“Carencias existen y queda mucho trabajo por hacer. No olvidemos la importancia de ayudarnos unos a otros, no solamente por el principio, sino también por el ejemplo que dejamos a las siguientes generaciones”, escribió en sus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 Comments
scroll to top
Diario Nacional Realidad.PE Elije si deseas que te enviemos notificaciones de noticias.
Dismiss
Allow Notifications