Close

Consejos para bañar a las mascotas en casa

Es importante recalcar que el baño se realiza con el objetivo de reducir la suciedad, no para desinfectarlos. Es recomendable usar un champú de uso veterinario.


Para bañar a las mascotas en casa se deben tomar en cuenta consejos que harán de esta una experiencia segura y cómoda para ellos. Descubre cómo en esta nota.

Hace algunas semanas abrieron algunos servicios, entre ellos las veterinarias. Eso significa que podemos llevar a nuestras queridas mascotas con sus respectivos especialistas para algunos chequeos o un baño. Sin embargo, puede que, por diversos motivos, no podamos hacerlo aún. Por lo que realizar este proceso por nuestra cuenta es una gran opción. Debemos tener en cuenta ciertos consejos al momento de bañarlos y también lo que requiere cada mascota para ello.

Conversamos con Patricia Medrano, Médico Veterinario Zootecnista, quien nos dio consejos muy valiosos a tomar en cuenta a la hora de bañar a nuestras mascotas.

Frecuencia del baño

Hay que recalcar que no hay un régimen para el baño de una mascota y depende del grado de suciedad que acumulen.

Perros

En el caso de los perritos es importante tomar en cuenta la longitud de su pelaje, ya que los perros peludos van a requerir una mayor frecuencia del baño que los perros sin pelo.

En el caso del perro peruano, que no tiene pelo, los baños son esporádicos, incluso el baño con agua solamente puede ser suficiente. Con respecto a los perros de pelo corto, el baño se puede realizar con menos frecuencia que los de pelo largo porque no tienden a ensuciarse mucho, por la misma longitud del pelo. Simplemente el baño sería para quitarle el olor. Su baño puede ser, por ejemplo, cada 15 días.

Por otro lado, en el caso de los perritos de pelo largo se les puede bañar cada cinco días o una vez a la semana. Debido a la longitud de su pelaje tienden a ensuciarse más rápido.

Gatos

El caso de los gatitos es diferente al de los perritos. Parte del comportamiento de los gatos es acicalarse, siempre se están lamiendo, así funciona su higiene personal. No hay la necesidad urgente de bañarlos y de cachorros, menos. 


Cuando están más grandes podemos bañarlos si están muy sucios o si han regresado sucios de jugar.

Productos con los que podemos bañarlos

Es importante recalcar que el baño se realiza con el objetivo de reducir la suciedad, no para desinfectarlos. Es recomendable usar un champú de uso veterinario. Si no contamos con las posibilidades de tener uno, podemos optar por un jabón suave que se pueda usar en humanos. Por ejemplo, el jabón a base de glicerina ya sea en barra o líquido. 

No es necesario usar champú o jabón antibacterial, ya que estos pueden alterar la flora bacteriana de la piel de las mascotas.

Temperatura del agua

El agua debe tener una temperatura intermedia, nunca se le debe bañar con agua caliente. En el caso de no poder bañarlos con agua tibia, se puede hacer con agua fría, no vamos a causar hipotermia si lo hacemos. 

En el caso de los cachorros es recomendable bañarlos con agua temperada, tibia y una vez que haya pasado el periodo de sus vacunas.

¡Cuidado con sus orejitas!

Es muy importante cuidar que el agua no pase muy cerca de las orejitas. Si entra agua en sus oídos, a diferencia de los humanos, no sale, porque la estructura de sus oídos es diferente. No en todos los casos, pero algunos animales tienen más predisposición a que el oído sufra consecuencias.

¿Se les puede bañar a cualquier edad?

No se recomienda bañarlos si son cachorros. Mientras no tengan su primera vacuna no es recomendable bañarlos. En el caso de los gatos se les puede bañar a partir del año, cuando ya son adultos. 

¡No a todos les gusta bañarse!

Algunas mascotas disfrutan del agua, mientras que otras, por el contrario, se asustan mucho y el baño puede resultar una tortura. Lo más importante a la hora del baño es que tengamos paciencia. No hay que gritarles y mucho menos lastimarlos. Ellos pueden reaccionar de acuerdo con el ambiente y cómo son tratados.

En el caso de los gatos, para cubrir sus garras a la hora del baño se pueden comprar guantes especiales. Estos los venden en las veterinarias, aunque también podemos hacerlos a base de tela en forma de manopla. Si bien no será tan fácil colocarlos, podrían servirnos para no salir lastimados cuando intenten defenderse con sus garritas.

Ahora que sabemos estos consejos, el “firulais”, el “anvogueso” y nosotros, no sufriremos en cada baño.

Jeanette Pérez Trujillo

Fuente: Canal Ipe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top