Close

Los bosques tropicales ya no pueden con tanto CO2

La capacidad de los bosques tropicales de retirar de la atmósfera el dióxido de carbono (CO2) se está acabando. Un estudio muestra que la cantidad del gas que retienen cada vez menor. No solo gracias a la deforestación, sino también por el hecho de que están más expuestos al aumento de la temperatura y la sequía.

Los bosques del planeta son claves para el ciclo del carbono. Por su extensión, su frondosidad y mayor tasa de crecimiento, las selvas tropicales son las que más dióxido de carbono retiran. Los científicos contaban en sus planes con este efecto fertilizante para combatir el cambio climático provocado por el exceso del mismo gas. Sin embargo, parece que las plantas ya no pueden acelerar su fotosíntesis.

“Todos los modelos climáticos sugerían que las plantas continuarían tomando más CO2 durante varias décadas”, dice Aida Cuní investigadora de la universidad de New York. “La tasa de fotosíntesis es más rápida pero tiene un límite fisiológico y este límite es el que estamos superando. En la selva amazónica se alcanzó hace 15 años y en la africana ya lo alcanzamos en 2012, añade.

Las selvas amazónicas y centroafricanas alcanzaron su pico. Las primeras llegaron a capturar una tonelada de carbono por hectárea y año, mientras que las segundas llegaron hasta las 0,66 toneladas.

Ahora, en la Amazonía apenas retiran entre 0,2 y 0,3 toneladas por hectárea y año, mientras que en los bosques africanos aún superan las 0,6. Para la década del 30, el estudio apunta a que las regiones boscosas africanas habrán reducido en un 14% sus retiradas de carbono. Al otro lado del Atlántico, los árboles amazónicos alcanzarán su saturación, siendo incapaces de retirar más CO2 del que emiten.

En los años 90, las selvas tropicales aún intactas retiraron de la atmósfera unos 46.000 millones de toneladas de CO2, que se redujeron hasta apenas 25.000 millones en la década pasada. La diferencia equivale a una década de emisiones de los combustibles fósiles de Reino Unido, Alemania, Francia y Canadá juntas. En total, estos antiguos bosques recogieron el 17% de las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono en los 90 y ahora apenas llegan al 6%.

Fuente: Caretas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top