Close

Nano Guerra García: La nueva curva de la muerte será de empresas

Muchos no figuran en el padrón de las personas vulnerables y tampoco accedieron al bono independiente.

El titular de la Asociación Nacional de Emprendedores, Nano Guerra García, señala que con la cuarentena al menos el 15 % de micro y pequeñas empresas han quebrado, y advierte sobre medidas improvisadas del Gobierno.

¿Cuál es la situación de los emprendedores y de las micro y pequeñas empresas?

Hay que tomar en cuenta aquel que emprende en nuestro país, que la mayoría son gente de la micro y pequeña empresa –también podemos incluir a la mediana empresa–, que ya ha estado desprotegida, muchos de ellos no tienen AFP, menos CTS, y en muchos casos tampoco están incluidos en sus planillas. Con la cuarentena y el impedirles salir y comercializar, con toda razón, les ha causado un daño muy grande. Calculamos, en esta etapa, que ya el 15% de las microempresas están quebradas y fuera del mercado.


¿No han recibido apoyo del Gobierno?

Si hablamos de que en el Perú debe haber unas 500 mil micro y pequeñas empresas, nos damos cuenta del gran daño que esta situación causa. Muchos no figuran en el padrón de las personas vulnerables y tampoco accedieron al bono independiente, porque ha sido pensado en otro tipo de independencia, otro tipo de actividades, pero no en el emprendedor, el que tiene su bodeguita, su salón de belleza o su taller de mecánica. Muchos han sido formales, han pagado sus impuestos, y no han sido puestos en el radar.

En esta cuarentena, con la entrega de estos bonos, ¿se ha castigado a los formales?

Exacto. El Gobierno puede decir que lo que se ha hecho es el programa Reactiva Perú para micro y pequeñas empresas, donde se dispuso miles de millones de soles, pero este programa ha demorado más de 20 días en aplicarse, luego se ha ido a la subasta de intereses con la banca y las cajas.  Los préstamos han empezado a llegar la semana pasada, después de que el daño ya está hecho; ¿y a quién llegan en primer lugar? A los clientes de los bancos, pero el que, siendo formal, no ha pedido nunca un préstamo, no le llegará o llegará cuando estén muertas.


¿No se justifica el tiempo que tomó la implementación?

La cuarentena ya de por sí mató a muchas micro y pequeñas empresas, los préstamos llegan lento, tarde y para pocos; en otros países se han entregado cheques directos a las empresas formalizadas. Y ahora que vemos la posibilidad de salir al mercado, vemos unas normas mal hechas. Al día siguiente de disponer la cuarentena, el Gobierno debió planificar el inicio de las actividades económicas, debieron planificarse los protocolos.

La norma que autoriza el reinicio en el sector textil y comercio electrónico, deja fuera a las mypes.

Así es. Y no solo porque no se podrán adecuar, sino, porque le exige tener determinada facturación, desde el inicio discriminan; así las grandes tiendas van a vender, pero aquel que vendía insumos para computadoras, no podrá hacerlo. ¿Por qué? Inexplicable.
Ojalá el Gobierno recapacite y se dé cuenta de que si queremos orden, salud y formalidad, no lo haremos a costa de la micro y pequeña empresa.

Y son las mypes las que contratan a un grupo significativo de población laboral…

El primer empleador en el Perú es la pequeña y micro empresa, con el mayor porcentaje de empleo formal, y si hablamos del informal es mucho más. El 90% de los que trabajan en el Perú lo hace en una mype, y está gente está desesperada. Vamos a tener una nueva curva de muertes, pero esta vez de empresas.

Expreso | Ítalo Oberto-Besso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
A %d blogueros les gusta esto:
scroll to top