Close

Bomba de Tiempo: INPE reconoce que penal de Picsi ( Chiclayo) es tierra de nadie

Como se recuerda el 29 de abril ocurrió un cuarto motín en el penal de Chiclayo, en la que se registraron dos muertos. Los reclusos en aquella ocasión volvían a exigir que se les realice el descarte del coronavirus, se les entregue medicinas, alcohol y mascarillas para protegerse.


Informe sobre este penal solicita a las autoridades superiores tomen las medidas y correcciones urgentes a fin de recobrar el principio de autoridad.

Una situación muy grave está pasando en el penal Picsi de Chiclayo donde la delincuencia ganó a la autoridad, en la cual los internos tienen el control interno del penal debido a la escasez de personal que está mermado por el Covid-19, todo ello con conocimiento del presidente del Instituto Nacional Penitenciario del Perú (INPE), Rafael Castillo y del ministro de justicia, Fernando Castañeda.

Así lo informó a Expreso el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Penitenciarios, Luis Pérez Saavedra, quien recordó que este próximo  25 de mayo los trabajadores administrativos del INPE, es decir, profesionales abogados, asistentas sociales, psicólogos, administradores, profesores, deben volver a trabajar en los 68 penales del país, sin embargo, el INPE no ha podido acreditar o garantizar que este regreso a labores,  garantice el no contagio del temible Covid-19.

“Todo ello en la medida que en la actualidad no hay pruebas de descarte del coronavirus en todo el INPE, ni mucho menos pruebas de entrada a la que todos los trabajadores tenemos derechos, no nos han proporcionado equipamiento de calidad (mascarillas, lentes, trajes) , no han fumigado ni desinfectado los penales que son focos de infección” dijo.


Precisó que ello es exigible más aún cuando existe el Decreto Legislativo 1505, que obliga a las instituciones garantizar la salud de los trabajadores. “Hacemos un llamado a la Contraloría General de la República, la Comisión de Trabajo del Congreso y la Defensora del Pueblo para supervisar las condiciones laborales de los trabajadores del INPE en los 68 penales” agregó.

Según Pérez el ministro Castañeda como titular del pliego, está en la obligación de conocer todo lo que pasa en su sector, así como el presidente del INPE. Todos los días los directores de los penales reportan las novedades del servicio y lo saben. No hay modo de no saberlo, salvo que el director del penal, el Director Regional del Norte y el mismo presidente del INPE no lo informen, no hay forma de ignorar un hecho tan grave” dijo Pérez.

MOTÍN TRAS MOTÍN

Es de referir que no es una novedad para nadie las reyertas en este penal del norte en la coyuntura de la pandemia del coronavirus, sin embargo que el propio personal del INPE sostenga que este penal se ha vuelto tierra de nadie debido al imposible control de zonas del penal tomadas por los reclusos si es en todo sentido llamativo.

Como se recuerda el 29 de abril ocurrió un cuarto motín en el penal de Chiclayo, en la que se registraron dos muertos. Los reclusos en aquella ocasión volvían a exigir que se les realice el descarte del coronavirus, se les entregue medicinas, alcohol y mascarillas para protegerse. En medio de su furia destrozaron la oficina legal del centro penitenciario.

Tras ello el ministro Castañeda informó en una emisora local que la situación de Picsi ya estaba controlada. De igual manera el INPE informó a inicios de mayo que cinco internos habían fallecido contagiados con la COVID-19 y otros 30 tenían síntomas de la enfermedad.

Luego el 6 de mayo la Policía Nacional reforzó el “control exterior” en el penal de Chiclayo, para evitar la fuga de internos que temen el contagio del nuevo coronavirus.

INFORME REVELADOR

El informe N° 027-2020-INPE/17.125-EPCH-G-O de fecha 16 de mayo último, dirigido al Director del E.P de Chiclayo, Segundo Chávez emitía con detalles la situación de caos en el penal.

“En el servicio de seguridad 24×48 del día 16 al 17 de mayo del 2020 doy cuenta de la ocurrencia del servicio. Este servicio ingreso con 16 agentes penitenciarios. Informo que esta carencia de personal ante una población de más de 4600 internos viene generando vulnerabilidad en las instalaciones del penal, por parte de los internos.

Se detalla que se viene presentando en el transcurso de la declaratoria de emergencia Covid-19 y que ha llegado a este E.P de Chiclayo pero que finalmente está poniendo en peligro la salud de los trabajadores penitenciarios frente a una excesiva población penitenciaria que hace imposible controlar o recobrar el orden de disciplina en los internos dada la carencia de personal, lo que se ha advertido en informes anteriores, se lee en el informe al que tu acceso este medio de forma exclusiva.

“Siendo las 10: 00 horas del 16 de mayo a los internos del RCE, presos más peligrosos, comenzaron a realizar protestas y desordenes, con el fin de salir a realizar sus llamadas en el teléfono. “Me apersono y pude constatar que los internos estaban aglomerados pidiendo salir. Al sacar a un promedio de 5 internos para atención en oficinas acerca de sus papeles en la oficina de registro es que nos ganan y se abalanzan contra nosotros que en número éramos 3, logrando correr hacia el túnel con dirección al RCO, reos comunes” se lee en el reporte de ocurrencia del penal.

“Esta situación descontrolada viene sucediendo por falta de personal aunando el no traslado de internos participantes en los motines, quienes son los protagonistas en todos los desordenes que hay en los pabellones, quienes buscan venganza contra el personal del INPE, hoy ya no habiendo control dentro de los pabellones que es tierra de nadie porque como se comunica aprovechan esto para vengarse entre ellos con el fin de ajusticiarse por rencillas pasadas…hacemos de su conocimiento que el personal no ingresa dentro de los pabellones por amenazas de muerte contra el personal de seguridad” se lee en otro fragmento del informe del INPE.

Se detalla que ese 16 de mayo a las 7: 30 pm proveniente del pabellón C del Régimen Ordinario salió un grupo de internos acercándose a la sección de Alcaidia para informar que un interno se encontraba aparentemente mal de salud con cortes en diferentes partes producidas con armas hechizas producto de la reyerta entre internos.

Este fue identificado como Jorge Alvan Recoba y luego llevado al área del topico del penal siendo atendido por un interno pero que es Medico a falta de personal de Salud INPE. A las 8 p.m  fue evacuado al Hospital de Chiclayo dada su gravedad. Ello se informo al director del penal.

Posteriormente el interno falleció producto de las heridas.

AMENAZAS DE MUERTE

En el informe se describe que dada la situación de mayoría de internos ante el reducido numero de trabajadores los internos hacen del ambiente lugares de consumo de “chicha” o bebidas alcohólicas encontrándose muchos de ellos en estado etílico donde resultan vociferando amenazas de muerte al personal de seguridad lo cual no garantiza el ingreso de algún personal del INPE a estos lugares porque puede ser agredido o tomado como rehén con consecuencias por lamentar.

“Por ello se sugiere se canalice los medios alternativos de solución para que las autoridades superiores tomen las medidas y correcciones urgentes a fin de recobrar el principio de autoridad y evitar de continuar con los hechos que lamentar por falta de seguridad interna y que ponen en riesgo la salud e integridad física de las personas de este penal” se lee casi al final del informe antes citado.

Fuente: Diario Expreso

¿Te gusto la información?

0 / 5 5

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top