Close

Evita la diabetes y las úlceras estomacales consumiendo la fabulosa tuna con frecuencia

Fruta es rica en vitaminas y antioxidantes que combaten males respiratorios, cardiovasculares y refuerzan defensas

Consumida desde tiempos ancestrales, la tuna es una de las frutas que se han ganado un sitial entre los superalimentos peruanos gracias a sus notables propiedades nutricionales y beneficios para la salud. Incluir tuna con frecuencia como parte de una dieta balanceada ayuda a evitar la diabetes tipo 2, infecciones respiratorias y las úlceras estomacales, entre otros problemas de salud.

La tuna es una fruta proveniente del nopal, especie vegetal de la familia de los cáctus, y crece en todo el continente americano. En Perú, las diversas condiciones ambientales han permitido la propagación de la tuna en la Costa, Sierra y Ceja de Selva. Actualmente, la tuna se produce en 15 departamentos, siendo Ayacucho y Cusco los de mayor producción con 32.6% y 22.8% respectivamente, informó el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego.

Propiedades nutricionales y beneficios para la salud

Consumir frecuentemente tuna es altamente saludable porque reúne una serie de bondades nutricionales entre las que resaltan su alto contenido de vitamina C, alcanzando valores de 40 miligramos por cada 100 gramos de fruta, por lo que contribuye a prevenir y combatir resfríos y favorece en la recuperación de la gripe común. También aporta vitamina E, pigmentos y polifenoles, nutrientes muy importantes para el buen funcionamiento del organismo.

La tuna es también una buena fuente de minerales como potasio (217 mg por cada 100 gramos), y es baja en sodio (0,6-1,19 mg), por lo que es beneficiosa para personas con problemas renales e hipertensión. Asimismo, es rica en calcio y fósforo, con niveles de 15,4 a 32,8 mg y 12,8 a 27,6 mg, respectivamente. Ambos minerales son claves para la formación de huesos y constituyen las tres cuartas partes del contenido mineral del cuerpo.

Al ser una fruta baja en calorías y grasas, la tuna es clave para las personas que desean bajar de peso. Gracias a los antioxidantes que contiene, la tuna evita el deterioro celular causado por los radicales libres, previniendo con ello el envejecimiento prematuro. La tuna contribuye notablemente a reducir el colesterol y los triglicéridos y con ello los problemas cardiovasculares, la dislipidemia y enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2.

El consumo de tuna previene la indigestión y el estreñimiento porque tiene una cantidad importante de fibra, lo cual ayuda a mejorar la salud estomacal. Finalmente, el consumo de la tuna mejora la función plaquetaria, ayudando a una correcta coagulación de la sangre y permitiendo la rápida cicatrización de las heridas internas y externas del cuerpo. Por ello es también un excelente aliado para prevenir y sanar las úlceras estomacales y la gastritis.

Ecotipos de tuna

En Perú se han identificado tipos de tuna según la coloración de su fruto: blanca, amarilla, morada y colorada.

La variedad blanca se produce tanto en la Costa como en la Sierra. Sus frutos son de color verde claro cristalino, de consistencia buena, firme, jugosa, muy dulce, con pocas semillas. Su cáscara es dura, gruesa y con espinas pequeñas. Presenta mayor aceptación debido a la calidad del fruto por lo que es más comercial como fruta fresca.

Dentro de la variedad amarilla hay dos tipos: la amarilla serrana (de monte o de huerta) y la amarilla costeña. Las tunas amarillas serranas son de menor tamaño que la variedad blanca, en cambio la tuna amarilla costeña es de similar tamaño. En ambos casos su pulpa es amarilla-anaranjada, sabrosa, con bastantes semillas y ligeramente más harinosa que la tuna blanca. Su cáscara es gruesa.

Por su parte, la variedad morada se produce principalmente en la Sierra, siendo de fruto grande, jugoso, dulce, delicado, es más harinosa que la tuna blanca. Su color va del rojo claro al rojo oscuro pudiendo ser incluso púrpura. Rendidora y de buena calidad. Tiene cáscara gruesa con escasas y pequeñas espinas.

Finalmente, la variedad colorada es originaria de la Sierra, de fruto grande y harinoso, tiene cáscara delgada y presenta problemas por su rápida sobre maduración, siendo bastante delicada, no apropiada para el transporte, lo que dificulta su comercialización en gran escala. Debido a ello es de menor aceptación comercial.

scroll to top