Close

¿Realmente la stevia como edulcorante previene el sobrepeso y la diabetes?

Endocrinóloga aconseja que consumo de azúcar deje de ser un hábito y brinda alternativas

Muchas personas consumen la stevia al considerarla un edulcorante natural que ayuda a prevenir el sobrepeso y la diabetes. ¿Cuánta verdad hay en esto, teniendo en cuenta la publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los edulcorantes no azucarados?

La agencia Andina consultó a la jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital Alberto Sabogal de EsSalud, Elizabeth Salsavilca, acerca de la directriz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la cual no prohíbe, sino desaconseja, el consumo de edulcorantes, entre ellos la stevia.

La endocrinóloga confirma que, efectivamente, la stevia por sí sola no ayuda a bajar de peso ni a prevenir la diabetes porque, comentó, su consumo debe hacerse dentro de un plan de alimentación saludable con miras a conseguir esos objetivos.

“Los edulcorantes en general, y la stevia en particular, no bajan de peso ni reducen la probabilidad de diabetes. Más bien hay que saber consumirlos para evitar el riesgo de sobrepeso, obesidad y de enfermedades cardiovasculares (infartos, accidentes cerebro vasculares e hipertensión)”, comenta.

Los edulcorantes alteran a la larga la producción de insulina en el páncreas, precisa especialista.

¿Por qué la stevia puede tener esos efectos negativos?

En un estudio desarrollado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) se encontró que la stevia procesada en polvo, píldoras o líquido tiene componentes que pueden afectar la producción de insulina si se consume sin moderación. Esto ocurre, aclara Salsavilca, si se consumen más de cuatro píldoras de Stevia al día.

Si se consume en esa cantidad, añade, se alterará la producción de células beta del páncreas, encargadas de crear insulina (hormona que regula la cantidad de glucosa de la sangre).

La stevia conocida como edulcorante natural hoy es considerada por la OMS como edulcorantes no nutritivo.

Por eso la OMS ha incluido a la stevia (y a sus derivados también) en la relación de los edulcorantes no nutritivos más comunes, junto al acesulfamo-K, aspartamo, advantamo, los ciclamatos, el neotamo, sacarina y sucralosa que producen a la larga enfermedades no transmisibles.

“Si aumenta la insulina, las células beta del páncreas se irán agotando en el tiempo, se alterará el metabolismo de la glucosa y aparecerá la diabetes, la obesidad y una cadena de enfermedades cardiovasculares. Por eso, a pesar de que no tiene calorías, la OMS desaconseja el uso de edulcorantes, para evitar estos riesgos”.

¿Con qué endulzamos entonces?

La especialista coincide con la directriz de la OMS en que las personas deben de comenzar a buscar el dulzor natural en la fruta y aprender progresivamente a tomar café, mates y jugos sin azúcar.

El director de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos del organismo internacional, Francesco Branca, precisa en el documento de la OMS que las personas deben considerar otras formas alternativas, como consumir alimentos con azúcares naturales o alimentos y bebidas no azucarados.

La OMS desaconseja uso de edulcorantes para controlar el peso corporal o reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles.

Lo que expresa este experto de la OMS en la directriz es una recomendación, “no una prohibición”, aclara la endocrinóloga. Pide no creer en la propaganda publicitaria de que usando edulcorante, se perderá peso, y, por lo tanto, se reducirá el riesgo de sobrepeso, obesidad y enfermedades como la diabetes o cardiovasculares.

Para la jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital Alberto Sabogal, las personas deben proponerse consumir dos cucharaditas de azúcar rubia por día. Eso equivale a 80 calorías. Reitera que la OMS no prohíbe el uso de edulcorantes, sino que aconseja usarlos al saber que no aporta ningún beneficio a la salud y solo sirve para sentir el dulzor en las bebidas.

El consejo se aplica a todas las personas, excepto a las que padecen diabetes prexistente, e incluye todos los edulcorantes no nutritivos, sintéticos y naturales; o los modificados que no están clasificados como azúcares y se encuentran en alimentos y bebidas manufacturados.

“Entre los edulcorantes no nutritivos se encuentra la stevia y sus derivados”, precisa Salsavilca Macavilca.

scroll to top